Principios de un extraordinario Reino.

Estándar

El Sermón del Monte es el sermón dado por Jesús según nos menciona el libro de Mateo 5.1,48.

El Sermón de la Monte es el más famoso sermón dado por Jesús en toda las Escrituras, ya que cubre aspectos diferentes y de mucha importancia dentro de un contexto histórico muy difícil de tratar, se encontraba en medio de cuatro hegemonías religiosas para ese entonces, por un lado estaban los fariseos, por otro lado los saduceos, mas allá están los esenios y mas atrás los zelotes.

Los fariseos eran tradicionalistas, los saduceos modernistas, los esenios separatistas y los zelotes activistas.

Cristo tenia algo que decir a cada uno de estos grupos, a los fariseos hizo ver que la verdadera espiritualidad no consistía en lo externo, sino en aquello que afecta nuestro corazón y nuestro andar delante de Dios, no delante de los hombres, a los saduceos enseño que su racionalismo era contrario al espíritu de la fe, a los esenios les dijo que la piedad empieza en el corazón antes que por el cuerpo y a los zelotes que la palabra clave no empieza por revolución sino por adoración. Sugel Michelén. El Sermón del Monte.

Demostrando que la vida espiritual consiste en un cambio que ocurre de adentro hacia afuera, reflejando verdaderamente el fruto del Espíritu manifiesto en un corazón que sirve a Dios. — (San Mateo 23:23-39).

Para los fariseos la piedad consistía en la observancia de las tradiciones antiguas y en cumplir hasta lo mas mínimos detalles requeridos por los rabinos, en sus muchas veces ridículas interpretaciones de la ley de Moisés. Para los saduceos por el contrario, estas cosas no tenían la menor importancia ya que eran liberales en el mejor sentido de ese termino, rechazaban la tradición de los ancianos pero al mismo tiempo rechazaban muchas de las enseñanzas contenidas en el Antiguo Testamento, los saduceos no creían en la resurrección, no creían en los milagros, no creían en los ángeles y tampoco en una vida futura, la filosofía de estos hombres consistía en vivir el presente sin preocuparse mucho por el futuro. Por el otro lado los esenios pensaban que la verdadera piedad significaba una verdadera separación literal de la sociedad, estos hombre promulgaban el ascetismo y el aislamiento. Y los zelotes eran unos fanáticos nacionalistas para quienes la religión no era otra cosa que un activismo político radical, para ellos no abría otra manera de servir al Dios de Israel, que tomar armas y levantarse en revolución en contra del imperio Romano (unos insurreccionistas, por así decirlo).

 No es el propósito de este artículo  comentar todas las secciones, pero si en dar un breve resumen de lo que contiene. Si tuviéramos que resumir el Sermón del Monte en una sola frase, sería algo como esto: Un Rey que declara los principios su reino.

El carácter benigno y la actitud descrita por nuestro Señor en (Mateo 5.3-12) no se puede obtener por esfuerzo propio, pero se forjan en el cristiano por la obra del Espíritu Santo que mora en él.

Ya que el carácter cristiano no es meramente rectitud moral o legalista sino la posesión y manifestación de las gracias o virtudes del fruto del Espíritu mencionado en (Gálatas 5. 22-23). Tomadas en conjunto presentan un retrato moral de Cristo y pueden considerarse como la explicación que hace el apóstol Pablo sobre (Gálatas 2.20), “ya no vivo yo, más vive Cristo”, y como una definición de “fruto” en (Juan 15.1-8). El carácter es posible en razón de la unión vital entre el creyente y Cristo, y es en su totalidad el fruto del Espíritu. “Fruto” (singular), en contraste con “obras” (plural), indica que la vida del cristiano en el Espíritu esta unificada en propósito y dirección en contraste con la vida en la carne, con sus conflictos internos y frustraciones.

Luego de que el Señor anunciara que el reino de los cielos se había acercado, en el Sermón del Monte, el Rey ahora declara a sus discípulos los principios de ese reino.

El Señor reafirma la ley mosaica del reino teocratico del Antiguo Testamento como el código regulador de su reino terrenal que había de venir, y declara que la actitud de los hombres para con esta ley habrá de determinar su lugar en el reino.

Declarando que Él ha venido para cumplir la ley (Mateo 5.17), algo que Él ahora hace parte en el Sermón del Monte, demostrando que la ley divina tenia que ver tanto con acciones manifiestas como con pensamientos y motivos (Mateo 5.26-27; 6.1-6); y abrogando ciertas concesiones que habían sido hechas anteriormente en razón de la dureza del corazón de los hombres. (Mateo 5.31-32; comp. 19.8)

Cristo presenta el perfecto estándar de justicia requerido por la ley (Mateo 5.48) implica desarrollo pleno, crecimiento en la madurez de la piedad, demostrando así que todos los hombres son pecadores, que en forma habitual no alcanzan el estándar divino, y que, consecuentemente, es imposible la salvación por las obras de la ley.

Aunque tal como esta expresado en el Sermón del Monte la ley no puede salvar a los pecadores (Romanos 3.20), y aunque los redimidos del tiempo presente no están bajo la ley *Romanos 6.14(, tanto la ley mosaica como el Sermón del Monte son parte de kas Sagradas Escrituras. Ambos fueron inspiradas por Dios y por lo tanto son útiles “para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia” (2 Timoteo 3.16) para  los redimidos de este tiempo.

Por otro lado vemos la relación de Cristo con la ley ya que el fue puesto bajo la ley (Gálatas 4.4) viviendo en perfecta obediencia a ella, considerado como un ministro de la ley para los judíos, la purifico de las sofismas rabínicas y exigió su cumplimiento a quienes profesaban obedecerla, ejemplo que podemos ver en (Lucas 10.25-37).

 El Sermón del Monte es una de las enseñanzas dadas por el mejor Maestro de todos los tiempos, Jesús, ese que nos invita a reflexionar y a que empecemos a romper con nuestros sistemas de tradiciones, modernismos, separatismo y activismo contrarios a Su Palabra, y que nos atrevamos a vivir bajo los principios de su reino, ese reino que no tiene fin, (Lucas 1.33).

¡Y que mejor manera de experimentar ese Reino, sino a través de la meditación y demostración de las Escrituras!

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s